El Evangelio de María revela un amor radical que reside en el corazón de la historia cristiana. En su evangelio se afirma que no somos pecadores; que no debemos sentirnos avergonzados ni indignos de ser humanos. De hecho, nuestro propósito es ser plenamente humanos, ser ‘un verdadero ser humano’. Y esto significa reconocer que sí, que nuestro ego es confuso y tiene límites. Sin embargo, nuestra alma es ilimitada. Y todo lo que debemos hacer es dirigir nuestra atención hacia nuestro interior (una y otra vez); y, como nos enseña su evangelio, meditar como María Magdalena para poder ver más allá del ego de nuestras pequeñas vidas y alcanzar lo que es más real, más perdurable, e infinito. Y que está aquí, dentro de nosotros. Con una claridad abrumadora, Watterson nos explica cómo y por qué María Magdalena llegó a ser considerada una prostituta penitente, y describe de una forma histórica y teológicamente más exacta quién fue María en el seno del antiguo movimiento cristiano. La autora comparte con los lectores de qué forma su descubrimiento del evangelio de María le ha permitido experimentar y practicar un amor que nunca se acaba, un amor que todo lo transforma.

Autor: Meggan Watterson
Editorial: Sirio
Isbn: 9788418000836

×